domingo, 6 de septiembre de 2009

Arte Poética y Versificación

Llámase poesía u obra poética a las composiciones en versos, en las que la fantasía del poeta procura presentar, de la forma más bella posible y utilizando como medio de expresión la palabra, sus anhelos, deseos e imágenes. Para Narciso Campillo poesía es "la manifestación de la belleza por medio del lenguaje".
En la poesía como en la música, y no es de extrañar ya que son dos artes que tienen bastantes puntos de contacto, se usa un vocabulario común: acentos, armonía, cadencia, censura, medida, melodía, pausa, rima y ritmo son vocablos que veremos empleados tanto en términos musicales como poéticos. Concretándonos a éstos últimos el significado estricto con el que son usados es el siguiente:

ACENTO es no sólo el que carga sobre la sílaba correspondiente, sino también la fuerza mayor que imprimimos a una sílaba en la frase y en la poesía. Como nota peculiar el verso español tien el acento grave y en los versos que por no serlo ya que su última palabra sea aguda se les concede una sílaba más o bien se le disminuye si aquella palabra fuerte fuera esdrújula.

Llámase ARMONÍA a la acertada conjugación de palabras que por sus sonidos y acentos producen un grato sonido a nuestros oídos.

CADENCIA o RITMO es la distribución regular de sonidos, acentos y de pausas.

CENSURA es la pausa que se produce a continuación del acento regulador del ritmo.

MEDIDA es el número de sílabas que forman un verso.

La MELODÍA se produce cuando al oído suenan gratamente las palabras usadas en la composición poética.

PAUSAS son los silencios producidos por los signos de puntuación empleados o bien por las lógicas necesidades de la respiración.

RIMA es la semejanza o igualdad de las palabras terminales en el verso. Pueden ser perfectas cuando sean completamente iguales, imperfectas cuando sólo tienen de igual las vocales, y disonantes cuando nada poseen en común.

Por Mario Aleixander S.
Libro de Oro del Declamador Universal, Antología poética Americana.
Editorial Latino Americana, S. A.
Segunda edición: febrero de 1966