viernes, 9 de marzo de 2012

Soneto Del Temor A Dios - Xavier Villaurrutia

Este miedo de verte cara a cara,
de oír el timbre de tu voz radiante
y de aspirar la emanación fragante
de tu cuerpo intangible, nos separa.

¡Cómo dejaste que desembarcara
en otra orilla, de tu amor distante!
Atado estoy, inmóvil navegante,
¡y el río de la angustia no para!

Y no sé para qué tendiendo redes
con palabras pretendo aprisionarte,
si, a medida que avanzan, retrocedes.

Es inútil mi fiebre de alcanzarte,
mientras tú mismo, que todo lo puedes,
no vengas en mis redes a enredarte.

2 comentarios:

ERNESTO GARZA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Está mal transcrito el soneto, deberían tener más cuidado. Los errores están en el último verso del primer y segundo cuarteto.